Ingelvac MycoFLEX®

Mycoplasma hyopneumoniae (M. hyo) es el agente primario de la neumonía enzoótica, enfermedad respiratoria crónica en los cerdos. Las infecciones por M. hyo tienen una alta prevalencia en las áreas de producción porcina y causan pérdidas económicas significativas debidas a un mayor uso de medicamentos y al empeoramiento de los parámetros productivos [1]. El control de M. hyo sigue siendo un problema en las explotaciones actuales debido a:

  • Elevada tasa de reposición. Una reciente encuesta llevada a cabo en España [2] indica que el 60 % de las granjas tiene una tasa de reposición superior al 50 %.
  • Entrada de reposición negativa a M. hyo. La misma encuesta reveló que un elevado porcentaje de granjas positivas a este agente reciben cerdas nulíparas sin exposición previa (42 %) al mismo. Si además se tiene en cuenta el punto anterior, se está frente a un aumento de la población susceptible, por lo cual la correcta aclimatación de las primerizas resultará esencial.
  • Inadecuada o insuficiente aclimatación de las nulíparas. M. hyo se perpetúa en las explotaciones porcinas a través de la introducción de las nuevas cerdas reproductoras. La prevalencia de la infección en las madres y la transmisión vertical acabará con la presencia de sintomatología en el cebo. Una aclimatación inadecuada puede provocar la colonización de M. hyo en los lechones lactantes y el aumento de enfermedades respiratorias relacionadas con este agente en los cerdos en crecimiento y cebo.

El control de M. hyo requiere un conocimiento exhaustivo de la epidemiología de la enfermedad, así como del sistema de producción amenazado. Por ello, Boehringer Ingelheim ha adaptado la plataforma de los 5 pasos del control del PRRS, y la ha convertido en una herramienta igualmente sólida para el control de micoplasma, basada en potenciar al máximo la inmunidad, reducir la exposición al patógeno y evitar nuevas infecciones. El fundamento de esta estrategia procede del método científico y de la filosofía de mejora continuada, según la cual los procesos se mejoran a través de la metodología: Definir-Medir-Analizar-Mejorar-Controlar (DMAIC).

 

¿En qué consisten las 5 fases para el control de Mycoplasma?

La plataforma sistemática de control en 5  fases permite a veterinarios y productores optimizar el uso de herramientas que aseguran un control efectivo y sostenible en el tiempo del micoplasma. El proceso debe actualizarse y repetirse cíclicamente hasta que se hayan alcanzado todos los objetivos. La estrategia en 5 fases incluye la identificación de los objetivos deseados en cada granja, la determinación del estado actual de M. hyo, la evaluación de los riesgos del sistema de producción, el desarrollo de soluciones de control y la monitorización y el seguimiento de los resultados obtenidos.

 

Fase 1: Identificar los objetivos

La identificación de los objetivos del productor/veterinario tiene una importancia fundamental para el diseño de soluciones eficaces. Es vital definir las expectativas y minimizar la confusión sobre lo que se supone que debe conseguir o no dicho programa. Los objetivos específicos pueden variar según cada granja, sistema de producción o epidemiología de M. hyo en la piara. Una pregunta habitual para identificarlos se centra en definir las mejoras que considerarían importantes en relación con M. hyo en sus granjas. El que los objetivos sean medibles es de vital importancia para determinar de manera inequívoca el progreso del programa de control. Dichos objetivos y expectativas de éxito del programa estarán enfocados al control o a la erradicación de M. hyo, según la explotación (ver cuadro).

M1

 

Fase 2: Determinar el estado actual

La evaluación o valoración del estado actual de M. hyo en las granjas incluye la comprensión de la dinámica de infección para la aplicación de esLas 5 fases del control de M. hyopneumoniae trategias de intervención multifase alineadas con el sistema de producción. Para ello, se deben tener en cuenta varios componentes:

  • Observación de la clínica de la enfermedad. Debe incluir anamnesis, signos clínicos (tos seca no productiva), resultados productivos y tratamientos antibióticos. Para ayudar a evaluar de forma objetiva los síntomas en cerdos en crecimiento, Boehringer Ingelheim ha desarrollado la aplicación Cough Index Calculator (Calculador del Índice de Tos) una herramienta que, en función de un muestreo, permite hacer un recuento de toses y valorar la gravedad de los procesos respiratorios.
  • Evaluación de las lesiones. Implica tanto la valoración de lesiones macroscópicas observadas en la necropsia, como lesiones microscópicas observadas mediante histopatología, así como evaluación de lesiones en matadero como complemento al resto, puesto que no son patognomónicas.
  • Confirmación de la presencia del patógeno. Mediante PCR e inmunohistoquímica en los tejidos lesionados. Una toma adecuada de muestras debe incluir pulmón y raspados traqueobronquiales, en una parte representativa de la población y debe realizarse de forma longitudinal, ya que el patrón de excreción del agente infeccioso es intermitente.
  • Confirmación de la interacción con el huésped mediante la detección de los anticuerpos (ELISA) en animales no vacunados previamente.

Para comprender el estado de cada granja, se puede realizar un plan de muestreo como el que vemos a continuación.

M2

Un análisis global de todos los parámetros anteriormente descritos permitirá clasificar las granjas según su estatus sanitario frente a micoplasma:

m4

Con relación a la reposición, además, no hay que olvidar la relevancia del estado de la granja de origen frente a M. hyo: la comunicación continua y fluida con el multiplicador o proveedor de genética ayudará a controlar la dinámica en la granja.

 

Fase 3: Evaluar los riesgos del sistema

Al diseñar un programa de control que normalmente incluye la vacunación, es importante realizar una evaluación objetiva de las capacidades y limitaciones del sistema de producción, que permita diseñar un plan estratégico de soluciones adaptado al mismo. Para diseñar una estrategia de control de M. hyo adecuada es muy importante identificar los factores de riesgo responsables de la colonización de los lechones al destete. Las limitaciones más comunes se describen en la figura siguiente:

m6

Los programas de vacunación que tienen en cuenta estas limitaciones, y que se adaptan a ellas, tienen una mayor probabilidad de éxito que los programas que requieren que el sistema se adapte al plan. Para llevar a cabo una correcta evaluación de los riesgos del sistema, se dispone de varias herramientas:

  • Auditorías de manejo y aclimatación de nulíparas.
  • Auditorías de control ambiental.
  • COMBAT. Herramienta desarrollada por Boehringer Ingelheim para la evaluación de la bioseguridad (interna y externa) de la granja.

Permite evaluar los riesgos internos, externos, de ubicación y manejo, así como revisar los resultados y comparar las evaluaciones. Además, permite la mejora de la bioseguridad, el flujo de cerdos y las pautas de manejo mediante la valoración de las áreas potencialmente más conflictivas.

 

Fase 4: Desarrollar soluciones de control

Unos objetivos definidos claramente junto con información sobre el estado actual de la infección y las limitaciones del sistema proporcionan la información necesaria para desarrollar las mejores soluciones para cada situación. La estrategia de control frente a M. hyo pasa por:

  • Prevenir la infección. Evitar la introducción de nuevas bacterias mediante un manejo óptimo de la bioseguridad (interna y externa) y de flujo de animales excretores.
  • Maximizar la inmunidad. Mediante la vacunación de lechones y primerizas con una vacuna efectiva frente a M. hyo.
  • Minimizar la exposición. Estrategias de manejo tanto en nulíparas como en el hato reproductor para reducir la colonización del lechón al destete.

La correcta aclimatación de las nulíparas permitirá su recuperación temprana de la infección con suficiente antelación como para así evitar su excreción en el parto, y consecuentemente la colonización de los lechones (figura 2).

m5

La vacunación de los lechones (3 semanas) y de la reposición permite romper la cadena de infección de M. hyo y reducir la transmisión vertical y horizontal. Estudios existentes demuestran que la vacunación de la hembra antes del parto frente a M. hyo reduce la colonización en lechones lactantes [4].

 

Fase 5: Monitorización y seguimiento

Para la correcta puesta en marcha o modificación de un programa de control de micoplasma es esencial contar con un plan de comunicación que tenga en cuenta el personal responsable de distintos cometidos en una granja o sistema, las expectativas explícitas del programa y el calendario de cambios en los procesos. Es muy importante definir herramientas estandarizadas para supervisar los avances; dichas herramientas deben materializarse en forma de indicadores clave de rendimiento (KPI) y objetivos sanitarios. Esta monitorización tiene dos componentes: sobre la implementación y sobre el éxito del programa. Monitorización de la implementación del programa Incluye monitorizar planes vacunales, tratamientos, pautas de manejo y procesos de aclimatación de primerizas consensuados. Esto debe hacerse de forma habitual, no solo cuando se sospecha que existen problemas. Monitorización del éxito del programa Siempre con unas expectativas realistas, es posible supervisar varios parámetros para evaluar la eficacia:

  • Evolución del estatus sanitario. Un cambio en dicho estatus frente a M. hyo será un importante indicador del éxito de nuestro programa.
  • Evolución de los signos clínicos. El seguimiento de los cambios en el índice de tos, mediante la aplicación Cough Index Calculator, permite monitorizar su evolución de forma sencilla.
  • Evolución de los resultados analíticos y de los parámetros de producción. Es importante tener clara la información a analizar y la forma que esta debe adoptar (tablas, cuadros o gráficos).
  • Evolución del ROI, con los métodos y periodicidad adecuados. Con esta finalidad, BECAL, una herramienta desarrollada por Boehringer Ingelheim, permite hacer un análisis económico de las intervenciones sanitarias en las granjas de porcino, al calcular fácilmente el retorno de la inversión en función de los datos productivos.

El éxito del programa se determinará según la evolución del estatus sanitario de la granja, signos clínicos, diagnóstico, parámetros productivos y retorno de la inversión. La supervisión del éxito de cualquier programa sanitario para grupos, debe ser un proceso proactivo, constante y consistente que tenga en cuenta los antecedentes, las acciones y los resultados actuales así como objetivos a medio y largo plazo, dentro de un sistema de producción.

 

Referencias:

1. Maes et al. 2008. Vet Microbiol. (126): 297-309.

2. Rodríguez et al. 2018. Suis. (149): 29-30.

3. Garza-Moreno et al. 2018. Vet Microbiol. (219): 23–29.

4. Fano, E. et al. 2007 Can J Vet Res (71):195-200.

5. Pieters y Fano. 2016. Vet Rec. (178): 122-123.

Image
Ingelvac MycoFLEX®

Ingelvac MycoFLEX®

  • Inmunización activa de cerdos a partir de 3 semanas de edad 
  • Reduce las lesiones pulmonares por Mycoplasma hyopneumoniae 
  • Duración de la inmunidad: al menos 26 semanas.
  • Inyección única por vía IM de una dosis (1 ml)
  • Se puede mezclar con Ingelvac CircoFLEX