La Circovirosis Porcina es actualmente una de las enfermedades más importantes de la producción porcina a nivel mundial. Desde su descubrimiento en los 90, ha causado enormes pérdidas económicas en todo el mundo, sobretodo cuando se presenta en sus formas moderadas y severas. Se calcula que el sector porcino aún puede estar perdiendo entre 600 y 900 millones de euros al año en Europa.

Es una enfermedad multifactorial, pero el Circovirus Porcino tipo 2 (PCV2) se ha descrito como el principal factor causante. La detección del PCV2, junto a la presencia de otras enfermedades, estrés, genética, estatus inmunitario, etc., son factores determinantes de la aparición de enfermedad.

El PCV2 es un virus ADN de pequeño tamaño sin envoltura externa y muy resistente en el ambiente. Es un virus ubicuo en el cerdo y se ha diagnosticado la infección en todos los países con producción porcina intensiva. Se excreta por las heces, orina, semen y saliva. Las vías oro-nasal y feco-oral son las vías de transmisión más frecuentes y eficientes.

Su mecanismo de acción consiste en la multiplicación del virus en las células del sistema inmunitario (monocitos, macrófagos, células epiteliales, etc.) causando inmunosupresión. El desarrollo de la enfermedad es extremadamente variable según los diferentes factores que afectan al animal. Las coinfecciones son muy importantes, ya que se ha comprobado que la replicación del virus aumenta considerablemente en presencia de Parvovirus y del virus PRRS.


Síntomas

La Circovirosis porcina se presenta en los animales entre las 6 y las 16 semanas de vida, en ocasiones más tarde. Los síntomas clínicos principales son el adelgazamiento, el retraso en el crecimiento, palidez y emaciación. Otros problemas que podremos observar asociados al PCV2 son alteraciones respiratorias (tos y disnea) y alteraciones digestivas (diarrea).

La morbilidad y la mortalidad son muy variables según el caso, la morbilidad puede oscilar entre el 4 y el 30% de los animales, los animales afectados pueden presentar mortalidades también variables pudiendo alcanzar el 70 o el 80% de los afectados. Una característica importante de esta enfermedad es que la afectación de los animales es individual (podemos encontrar animales gravemente afectados en el mismo corral que animales aparentemente sanos). También es destacable que se acostumbra a registrar mayor mortalidad en machos que en hembras.

Las lesiones macroscópicas que podemos encontrar en infecciones por Circovirosis porcina y por alteraciones asociadas más significativas son:
• Linfadenopatía regional o generalizada, observaremos aumento de tamaño en los nódulos linfáticos.
• Espina dorsal marcada (emaciación)
• Ausencia de colapso pulmonar
• Neumonía intersticial (con edema intersticial)
• Ulcera gástrica
• Riñones con focos blanquecinos multifocales
• Heces pastosas
• Engrosamiento de la mucosa intestinal
• Atrofia hepática/hepatomegalia


Control

El control de la Circovirosis porcina, ha sido un problema muy grave en el sector porcino hasta la aparición de las primeras vacunas comerciales. Por otra parte, es una enfermedad multifactorial y se deben tomar medidas siendo conscientes de ello, teniendo en cuenta los diferentes factores participantes.

Para el factor de manejo, François Madec fijó 20 puntos de mejora en las granjas donde se detectaran problemas destacables. Estas medidas son útiles para todas las enfermedades que cursan con desmedro y se centran en mejorar la higiene, ventilación, evitar mezclas innecesarias, controlar los flujos de animales, etc. Estas medidas no siempre son aplicables (por razones económicas) en todos los sistemas y tienen éxito en el control total de la enfermedad en los sitios donde son aplicadas estrictamente. Otro factor importante es el control de otras enfermedades tales como PRRS, Parvovirus o Mycoplasma hyopneumoniae. Sin embargo, una de las medidas de control que se ha utilizado con más éxito es la vacunación. Mediante muchos estudios experimentales y de campo publicados en revistas de prestigio internacional se ha demostrado que la vacunación de lechones frente al PCV2 permite:
• Reducir las lesiones asociadas al PCV2
• Reducir la carga vírica
• Reducir las pérdidas asociadas a la enfermedad (mortalidad, disminución crecimiento, índice de conversión, porcentaje de colas)

Por la consistencia de los resultados de la vacunación en diferentes situaciones de enfermedad y diferentes países, se ha demostrado que la vacunación es la herramienta más efectiva que tenemos frente a la Circovirosis porcina.

CircoFlex

N-circo


bullet destacadoMáxima protección en una sola dosis

bullet destacadoSin interacción con la inmunidad maternal

bullet destacadoMejora la productividad

bullet destacadoMezclar con Ingelvac MycoFLEX de Boehringer Ingelheim y administrar en un punto de inyección

Ver producto